Furilo se está convirtiendo en un copypaste, pero este es mi blog and I cry if I want to. El caos de ayer me recordó otro clásico:

Piensa en cosas que te han hecho feliz y busca los motivos que las desencadenaron. Piensa en tus mejores [email protected] y recuerda cómo les conociste. Contempla tu alrededor y fíjate en aquellos elementos que atraen tu atención. ¿Cuántos de ellos están ahí porque los buscaste hasta encontrarlos? ¿Cómo han llegado a ser así? ¿Cómo han llegado hasta aquí? ¿Y cómo has llegado tú? ¿Estaba previsto todo esto?

Más: Apología del Caos (formaba parte de una serie que escribió Quim hace la tira de años).