37 Signals está produciendo videos con testimonios de clientes que usan sus productos. Una estupenda herramienta de comunicación que genera una implicación emocional mucho más alta que un texto adornado con imágenes. Han hospedado los videos en Vimeo, un site con el que sin duda comparten buen gusto en cuanto al diseño y experiencia de usuario.

Pero van a retirar los videos de Vimeo. No porque ellos quieran, sino porque se lo han pedido. Vimeo es muy claro con sus condiciones de uso: el site es para uso personal, solo puedes subir videos que hayas creado tu mismo, y nada de videos comerciales de cualquier índole, ni videos que hayas visto por ahí y que te hayan parecido graciosos, ni videos para los que tengas derechos o que sean de dominio público.

Sus community guidelines son toda una declaración de principios, de lo que son y a dónde quieren ir.

Sería fácil transigir en el caso de 37 Signals: son una empresa modelo (y más en este contexto del mundo del desarrollo web, con el que los propios creadores de Vimeo seguro que se sienten muy identificados), no son una multinacional, sus videos son de calidad y presentan un producto muy amigable y cercano… y lo más importante, claro: están perdiendo un cliente de pago y una posibilidad de promoción bastante considerable. Y sin embargo Vimeo se mantiene firme sin traicionar sus “principios”.

***

Vimeo tiene un site esplendidamente diseñado: la arquitectura de información, la interacción, el aspecto visual… y un buen contenido. En mi opinión, quien lo conoce lo percibe como un site de una calidad tremenda. Un sitio donde querer estar. Una marca que la asocias con creatividad, independencia, cosas bonitas… (esto es díficil de explicar pero quien lo use creo que lo entenderá). Y que te invita a añadir (y crear) tus videos como otros sites no lo hacen.

Mientras los aspectos de producción si que los pueden controlar unilateralmente, el contenido es un elemento sobre el que apenas tienen ningún control. Entonces, ¿cómo han conseguido que todo el mundo suba un contenido muy alineado con el espíritu del site, integrándose perfectamente con el resto de elementos de diseño?

imagen-12.png Haciendo de las condiciones de uso del site un elemento de diseño más. Definiendo de forma concreta el tipo de contenido que aceptan, alineado con la finalidad que se han propuesto al crear el site, establecen un filtro que condiciona enormemente (solo hay que ver los resultados) la calidad del conjunto y el espíritu general que respira el site.

Si a eso le añades una gotitas de “imitación” (casi todas las cosas que hacemos son fruto de imitar algo que nos gusta) tienes una vibrante y sana comunidad en marcha (en realidad nadie tiene que añadir esas gotitas, es algo que está ahí).

Y ser muy estricto de forma constante con el contenido que te va llegando, claro. Lo que implica quitar videos como los de 37 Signals, algo que a priori casi nadie se atrevería a hacer.

Este caso es un perfecto ejemplo de como limitar y centrar las intenciones es altamente beneficioso: si aceptasen cualquier tipo de contenido serían un YouTube más, no sentirías nada especial hacia el site, y ellos no se diferenciarían. Prescindiendo de pan para hoy están creando un banquete para mañana en forma de una comunidad creativa y de calidad.